Pages Navigation Menu

Desde Caleta Tortel

Desde Caleta Tortel

Ya vamos en la cuarta semana de nuestro gran viaje, y todo ha ido afortunadamente bien hasta el momento. Como era de prever en un viaje por una región tan cambiante como lo es la Patagonia, hemos tenido que tomar más de un desvío y modificar los planes múltiples veces; siempre es bueno tener un poco de búfer para lidiar con los cambios súbitos de clima, al igual que agregar un par de horas a cualquier horario que se quiera cumplir. ¡Nunca se sabe cuando se va a topar uno con un derrumbe o un camino cerrado!

Bosque tupido

A veces el camino no sigue

Partimos en Puerto Varas, luego corrimos hacia Bariloche, luego bajamos hacia el sur por Esquel y cruzamos de vuelta a Chile por Futaleufú (que tenía internet inalámbrico gratis en la plaza, ¡muy bien señores!); seguimos hacia el oeste hasta toparnos con la mítica ruta 7, solo para encontrarnos con la sorpresa ¡de que habían partes que estaban completamente pavimentadas! Y bueno, había muchas otras que estaban en obras, con barriales que casi se empujan a una furgoneta en frente nuestro a un acantilado, y tronadoras que tienen varias secciones entre La Junta y la entrada a Puerto Cisnes completamente clausuradas entre una y cinco de la tarde.

Carretera pavimentada

Carretera pavimentada

Cabe mencionar que desde la entrada a Puerto Cisnes hasta Coyhaique está todo, todo, todo pavimentado. Esto incluye la piedra del gato, el infame lugar que le costó la vida a varios soldados cuando estaban construyendo la carretera austral hace algunas décadas. Ahora tiene un mirador al frente donde se puede estacionar, y prácticamente todos los turistas paran a sacarle fotos. De hecho, casi atropellamos una tropa de abuelitos que estaban esparcidos por toda la carretera tomando fotos, mientras el pobre conductor del bus intentaba arrearlos para que no los accidentasen.

Mirador carretera austral

Mirador carretera austral

Pasamos buenas aventuras en Puerto Varas, Bariloche, Futaleufú, Parque Nacional Queulat y Cerro Castillo. Tenemos excelente información respecto a caminatas y senderos, y me comprometo a robarle más el computador a Angel para poder escribir entradas en español (para que no sea todo en inglés). De todas formas, por Facebook vamos a subir fotos ocasionales que no necesariamente estarán en el blog, y viceversa.

Mapa Cerro Castillo

Mapa Cerro Castillo

En estos momentos nos encontramos en un pequeño oasis de hospedaje en Caleta Tortel, y no hace mucho pasamos por Puerto Tranquilo, el punto de entrada para las catedrales de mármol. Nos topamos con la agradable sorpresa que los precios de boteros no había cambiado demasiado para ir a las catedrales; 35.000 por viaje. Obviamente, no hay que parar en el primer puesto a la entrada del pueblo, sino que hay que adentrarse un poco más para encontrar los buenos precios. Los puestos que están en frente de la nueva y flameante Copec son los de verdad (hasta estaba todavía el legendario señor Lenin que nos llevó el 2009 con mi santa Madre y padrastro). Nosotros tomamos bote con don Anselmo esta vez, pues nos prometió que sus boteros eran tan buenos que no permitían que uno se mojase durante la navegación (y cumplió).

Cabeza del Perro

Cabeza del Perro

Un dato útil: el camino a Bahía Exploradores está casi completamente terminado (por fin); solo falta el último puente que va a llegar hasta la Laguna San Rafael. Ojo, que para acceder al famoso ventisquero aún hace falta tomar un barco, lancha o ferry y navegar por unas horas para llegar al glaciar, así que no alimenten la esperanza de que se puede llegar en auto. Eso sí, una vez que estén los tures, probablemente salgan más baratos que contratar el costoso Navimag que salía desde Puerto Montt o Aysén. El camino a Bahía Exploradores está en excelente estado, y hay paisajes con ventisqueros colgantes y enormes cascadas que vale 100% la pena ver.

Cascada la Nutria

Cascada la Nutria

Luego de pasar por Cochrane y avistar huemules en la reserva nacional Tamango, vinimos a Caleta Tortel a deleitarnos con sus pasarelas de madera y hospitalidad inigualable. La siguiente parada mañana será Argentina, cruzando por el menos conocido paso Roballos, cerca de Cochrane. Tendremos que pasar por una vulcanización para echarle un vistazo a una de las ruedas que está perdiendo algo de aire, pero afortunadamente no se trata de algo demasiado urgente. ¡El auto se ha portado un siete con el camino de ripio! La idea es pasar por el lago Posadas y luego enfilar directo hacia el Chaitén, para recorrer las inmediaciones del monte Fitz Roy. Ya averiguamos que en Bajo Caracoles hay estación de servicio, pero igual compraremos un pequeño bidón de gasolina para emergencias. Juan Segura vivió muchos años, dicen.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *