Pages Navigation Menu

Pies: las empanadas australianas

Pies: las empanadas australianas

Los pies (pronunciado “pais”, como en pie de limón) no son exactamente iguales a las empanadas estéticamente hablando, pero el concepto eso casi idéntico. Recordemos que la empanada es una comida típica de hispanoamérica, donde hay una masa fina de pan con todo tipo de contenidos dentro. Estos varían de país en país, pero en el caso puntual de Chile las más típicas son las de pino, queso, mariscos y vegetales.

Originalmente las empanadas como las conocemos vienen de Europa, probablemente de España o Italia (en teoría; hay que reconocer que no se requiere mucho seso para poner algo dentro de un pan). Esta última es famosa por sus calzones, que ya sea inspiraron a salir con otra palabra para bombacha, o fueron bautizados así por ser abombachados. En el caso de España son famosas las empanadas gallegas que, bueno, imagino que son deliciosas y además sirven para hacer chistes de gallegos (leer chiste en el anexo más abajo).

Empanadas

Volviendo al tema central, en Australia los pies (o tartas) son aceptados como comida nacional, al igual que en Nueva Zelanda. Estas también constan de una masa por lo general hojaldrada, y suelen tener todo tipo de rellenos. El más común es “pino australiano”, que si bien tiene menores cantidades de cebolla y los pedazos de carne son más grandes, es bien bueno. A menudo viene con un poco de pimienta y ocasionalmente con salsa de barbacoa. De ahí en adelante hay todo tipo de permutaciones entre carne, queso, pollo, cerdo, tocino, curry y lo que se les venga a la cabeza, variando de región en región. En Tasmania hasta tenían tartas de ostión (como se le dice en Chile a las vieiras, o scallops en inglés).

Scallop pie

De hecho, incluso hay tiendas que se especializan en hacer tartas gourmet de bajo costo, donde salen creaciones maestras como estofado a fuego lento de costillar con salsa reducida de queso róquefort y bife mexicano con chile, tocino, queso, champiñones, patatas dulces y chorizo salteado. Es lejos nuestra “picada” preferida, ¡y tienen tartas nuevas casi todas las semanas!

Originalmente, las tartas vienen del Reino Unido y fueron probablemente traídas por los primeros colonos británicos. A su vez, las tartas como se les conoce en el Reino Unido vienen de los antiguos romanos, que a su vez las heredaron de los griegos quienes se sospecha que las heredaron de los egipcios. Como dije más arriba, el concepto de poner cosas dentro del pan o una masa panera es antiquísimo.

Después de ver estas tartas gourmet acá me pregunto si alguien saldrá con la idea de hacer empanadas gourmet (a buen precio) en Chile… no les iría mal, ¡especialmente con la sofisticación de la clase media chilena y la continua búsqueda por hacer cosas diferentes e innovadoras! Si bien a mi gusto pocas cosas en el mundo se comparan con una buena empanada de pino recién sacada del horno de barro, las tartas de Australia son un sucedáneo bastante pasable.

 

 

Anexo:

Un mejicano, un americano y un gallego trabajan juntos en la construcción de un edificio de 20 pisos. A la hora del almuerzo se juntan a comer.
El americano abre su caja y dice: – “¡¿Sándwich de jamón y queso otra vez?! Si vuelvo a ver otra vez en mi caja un sándwich de jamón y queso me tiro del edificio”.
El mejicano hace lo mismo y dice: – “¡¿Burritos?! ¡Otra vez! Si vuelvo a ver otro burrito en mi caja de comida me tiro del edificio”.
El gallego dice: – “¡¿Empanada gallega otra vez?! Si vuelvo a ver otra empanada gallega para mi almuerzo también me tiro del edificio”.
Al día siguiente se juntan como de costumbre a almorzar en la obra. El americano abrió su caja de almuerzo y vio el sándwich de jamón y queso de costumbre y sin decir palabra se tiro del piso 20 al vacío. El mejicano abre su caja y se encuentra con un burrito. De la misma manera se lanzo al vacío. El gallego finalmente abre su caja y encuentra una empanada gallega lo que lo hace saltar al vacío también.
Al día siguiente se juntan las viudas en el velorio y la americana le dijo a las otras dos: – Si hubiera sabido que odiaba el sándwich de jamón y queso no se lo hubiera hecho de nuevo.
La mejicana le contesta que si ella hubiera sabido que su marido odiaba los burritos no se los hubiera hecho otra vez…
Las dos miran a la gallega y ella dice: – A mí no me miren así, … El se preparaba el almuerzo…

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *